Páginas vistas en total

MIGUEL FUSTÉ

15 AÑOS EN LA CALLE

Miguel Fusté es un superviviente de sí mismo. Allí donde toma la palabra sienta cátedra de la superación de sus propias y ajenas miserias humanas. La marginación que le tocó vivir le ha servido para poner en positivo el rumbo de su vida, tomando conciencia de sus propias debilidades. Pedro Taracena Gil






-Miguel, si me tomas la dama, y me da vergüenza confesarlo, es un cebo que no he podido evitar la tentación de ponerte, en 10 jugadas te daré jaque mate.
Conocí a este hombre en un bar del Barrio Gótico, donde a los indigentes todavía se nos trataba como a seres humanos. Por allí me dejaba caer alguna tarde para retrasar el momento de irme a pasar la noche en la soledad de los bosques de Les Planes, cerca de Barcelona.

En sus buenos tiempos, este hombre se había colocado a la altura de los más expertos maestros consagrados del arte del ajedrez. Viajaba de ciudad en ciudad compitiendo en los torneos más importantes del mundo y había ganado muchísimo dinero.


A mí, que nunca he pasado de ser sólo un jugador aficionado de tercer orden, me fascinaba contemplar jugar a este hombre. Tanto la precisión como la rapidez de cálculo tenía algo de desconcertante; daba la impresión de leer los movimientos en un libro impreso.

Un anochecer, después de un movimiento mío, él, que cada vez que llegaba su turno echaba solo una mirada fugaz sobre el tablero y movía rápidamente la pieza elegida, vi sorprendido que reflexionaba largo tiempo con los ojos inmóviles clavados en el tablero, de manera que apenas se podían distinguir sus pupilas bajo los pesados párpados. Con la mirada fija y ausente en el vacío, murmuraba sin cesar palabras incomprensibles, mientras gruesos lagrimones brotaban de sus ojos.






GALERÍA DE IMÁGENES DE MIGUEL FUSTÉ
















MIGUEL FUSTÉ Y SUS 15 AÑOS EN LA CALLE




Editor: Pedro Taracena Gil

No hay comentarios:

Publicar un comentario