Páginas vistas en total

UNDÉCIMO MANDAMIENTO: "NO GOZARÁS"




Por Pedro Taracena


El hombre nace desnudo arropado con su piel,

pero la sociedad le coloca los vestidos de la hipocresía.

La sexualidad es la manifestación de la naturaleza,

pero el nacional-catolicismo castra al hombre.

La realización sexual es un derecho reconocido por el Estado.

La Iglesia prohíbe que el hombre goce con el sexo y sea feliz.

El ser padres es un derecho, no un mandato divino.

La sexualidad y la procreación van por caminos diferentes.

El amor, el cariño, la sexualidad y la paternidad no siempre coinciden.

Los derechos humanos están reconocidos por el Estado.

La iglesia no reconoce derechos, solamente prohibiciones y pecados.

¡Gocemos entre nosotros y huyamos de los eunucos por el reino de los cielos!

















GALERÍA DE LA LIBERTAD NATURAL































































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario