Páginas vistas en total

LA SEXUALIDAD Y LA MÍSTICA



ECCE HOMO

¡He aquí el hombre!


Me voy a permitir hacer una lectura más realista contemplando que la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre manteniendo dos naturalezas, divina y humana.
Si el Cristo poseía las dos naturalezas, no sería razonable mutilar una de ellas o castrar atributos que la caracterizan y constituyen. Y como consecuencia de esta semejanza  con el resto de los hombres, la lógica divina no contemplaría someter a la humanidad con esta contradicción. Ateniéndome siempre a los principios de humanidad, sería  verosímil que el Cristo tuviera un desarrollo humano sacralizando todo aquello de que Dios le había dotado. Evidentemente me estoy refiriendo a la sexualidad inherente a la persona humana de Cristo en particular, y al género humano en general.
No pretendo realizar una acción trasgresora sino una lectura teológica, más acorde con la interpretación de los signos de los tiempos. Con este ensayo o performance es mi deseo ensamblar  en el mismo plano de sensualidad, la audición del canto polifónico medieval y la contemplación del erotismo amoroso del hombre. Estas situaciones presentadas en esta galería de imágenes, sacralizan la sensualidad, la sexualidad y el erotismo. Más aún, libres de prejuicios y complejos muestran el misticismo de la condición sexual del ser humano. Esta interpretación presenta al Dios más Hombre y al Cristo más Dios.
La sexualidad como valor positivo y el gozo erótico, son virtudes que engrandecen al ser humano y le asemejan más a Dios. La sexualidad se ensambla en el amor sin entender de géneros. La genitalidad sirve para la procreación mediante el ayuntamiento de una mujer y un hombre. No obstante, la sexualidad hace iguales a hombres y mujeres, y es la expresión de su amor sin distinción de género. Esa es la grandeza de la naturaleza humana del Cristo hecho hombre.


 JAM MONTOYA



LOS TEMPLARIOS "KIRIE ELEISON"




























Ecce Homo

Por Antonio Salazar

HOMOERÓTICO



















No hay comentarios:

Publicar un comentario