Páginas vistas en total

LA IGLESIA Y LA FUNDACIÓN FRANCISCO FRANCO


ESPAÑA ES DIFERENTE



CAUDILLO DE ESPAÑA POR LA GRACIA DE DIOS

Por Pedro Taracena Gil 

En plena dictadura nos decían que España era diferente, Spain is different, decía el eslogan con el cual la dictadura vendía las características turísticas hispanas: el sol, el precio y las costas donde se exhibían los primeros biquinis de las turistas suecas. Pero para nuestro escarnio España sigue siendo diferente. Desde el periodo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y los comienzos del año 2017, en España se han sucedido los siguientes acontecimientos históricos, no solamente turísticos: Un Golpe de Estado que derrocó a la República, una Guerra Civil que trajo la Dictadura y una Transición que impuso la Constitución Monárquica, sin contar con el pueblo.
Mientras, en el mismo periodo de tiempo, en Alemania imperaba el Nazismo, en Italia el Fascismo, en Portugal una República cuya Dictadura mantenía el imperio colonial a favor de las oligarquías portuguesas y americanas. En Grecia triunfó la dictadura de los Coroneles y en Turquía gozaban de las mieles de la política de europeización de Mohamed Ataturk. En la actualidad, salvo Turquía que está sometida a una tensión manifiestamente involucionista y dictatorial, el resto de Europa dispone de una estructura constitucional que han enviado al ostracismo los regímenes dictatoriales y han condenado sus atrocidades.
España sigue siendo conscientemente diferente. Lejos de condenar la cruel y sanguinaria dictadura, ha dejado impune el genocidio que el general Franco planifico y llevó a cabo desde el 18 de julio de 1936, hasta el 20 de noviembre de 1975, día en que murió en la cama de un hospital. Los autos de un juez de la Audiencia Nacional dan fe de los crímenes de la dictadura. La Constitución Española de 1978 se escribió al dictado de los franquistas, bajo la tutela del Ejército, la Iglesia y la Oligarquía de los Caciques. Las mismas instituciones que ahora gozan de impunidad para saldar sus crímenes de lesa humanidad. Sí, la Iglesia, el Capital y el Ejército, las instituciones que quebrantaron el Estado de Derecho de la República y que ahora exhiben un Estado de Derecho legal pero no legítimo, y con una democracia que el pueblo contempla como imperfecta y reclama una democracia real ya.
Spain is different, alcanza límites inconcebibles, cuando existe una fundación denominada FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO, que goza de todos los privilegios y custodia el legado ideológico del Caudillo de España que lo fue por la Gracia de Dios. Es como si en Alemania hubiera una fundación que cuidara de la memoria de Hitler, en Italia otra institución dedicada a la memoria del Duce y en el Museo del Holocausto de Israel presidiera una esfinge del Füherer. Además se pueden alabar los crímenes del franquismo porque no constituyen un delito de apología del genocidio. De hecho el Gobierno y los franquistas en el poder, desobedecen la tímida ley de la Memoria Histórica, que existe y está vigor. El disparate en España alcanza límites impensables en Europa.  El Rey de España no ha condenado el franquismo porque la Corona se la ciñó el dictador prescrito en su testamento. El esperpento solamente se da en España, porque España es diferente. Además el esperpento es un género literario netamente español. Valle Inclán es su creador.

  



LA IGLESIA Y LA FUNDACIÓN


Si no quieres que te roben tu historia,
te gusta la labor que realizamos,
deseas colaborar con nosotros,
estar al tanto de nuestras actividades
y recibir nuestro Boletín en tu casa,
 ¡hazte benefactor de nuestra Fundación!



La iglesia católica cómplice del genocidio franquista en la guerra civil





INTRODUCCIÓN

Desde el mismo momento en que se proclamó la República la iglesia católica adoptó una posición de franca hostilidad, aunque en los primeros momentos mantuviera una postura de no beligerancia. Postura que no era seguida por algunos jerarcas, como era el caso del cardenal Segura, y de otros clérigos que defendían incluso la resistencia armada. El rector del seminario de Comillas, Aniceto Castro Albarrán en su libro El derecho a la rebeldía (1934), pedía claramente la resistencia armada. Este mismo autor publicó en 1938 Guerra Santa, con prólogo del cardenal Gomá. Ante la presión del nuncio Tedeschini y el cardenal Vidal i Barraquer, Castro Albarrán fue obligado por el Vaticano a dimitir de su cargo como rector del seminario.
La supresión de los privilegios de los que gozaba la iglesia por parte de la República era algo que no podían admitir. Todo aquello que se legislara eliminando alguna de estas prebendas era elevado al término de persecución, para así justificar un artificial martirologio, del que tanto gusta la iglesia católica.
Desde el momento en que triunfó el Frente Popular, prácticamente desde todas la prensa de derechas –mucha de ella controlada por la iglesia o sectores católicos integristas- se pedía que hubiera un levantamiento militar que acabara, no solo con el Frente Popular, sino con la propia República. Fueron numerosos los eclesiásticos y católicos que alentaron y participaron en el levantamiento militar del 18 de julio. El canónigo Carlos Cardó lo dejó bien claro: « La extrema derecha y la plutocracia injertaron en el árbol del catolicismo sus preocupaciones políticas y sus egoísmos de clase […] Desde el principio se optó por la insurrección armada sin, no digo ya agotar, sino ni siquiera intentar los medios pacíficos prescritos tanto por la moral como las disposiciones positivas de la autoridad. Mejor dicho se sabotearon estos medios» (citado Raguer, 2010: 52)
« […], sacerdotes, religiosos y hasta algún obispo [Segura, Gomá, Irurita], desde el principio rechazaron la República, reprobaban los esfuerzos de los moderados por corregir desde la legalidad el anticlericalismo y adoptaron lo que en Francia se había llamado la “politique du pire”, o teoría de la catástrofe: cuanto peor, mejor, porque provocaría la guerra» (Raguer, 2013:247)
El respaldo de la iglesia a los sublevados fue inmediato, y no porque los militares la solicitaran, sino porque graciosamente se la brindaron las jerarquías eclesiásticas. No sólo se convirtió en su apoyo moral, sino que también colaboró de forma material con la aportación de dinero y joyas. La iglesia vio la sublevación como una bendición, de ahí que fuera desde ella de la que partió el término cruzada para denominarla.
Como coartada para justificar su implicación con la sublevación la iglesia apeló al supuesto anticlericalismo de la República. La República no creó el anticlericalismo, este ya se vio patente en otros momentos de la historia de España, como en el Bienio revolucionario o en la Semana Trágica. Como bien señala Jaume Botey: «La conciencia anticlerical fue a menudo fatalmente alimentada por la propia jerarquía, por sus abusos, por sus riquezas, por su sistemática oposición al progreso, por su vinculación a la dictadura» (Botey: 13)

ACCESO AL ENSAYO COMPLETO




EL VALLE DE LOS CAÍDOS

Vergüenza Nacional








 Reportaje fotográfico: Pedro Taracena Gil



Panteón de Francisco Franco
Autor anónimo




No hay comentarios:

Publicar un comentario